• 660 572 186
  • info@detrasdelespejo.es

Category Archive:Consejos de Producción

Usa contenidos de terceros si no quieres clientes propios

¿Te imaginas entrar a tu empresa y descubrir que en el mostrador hay folletos de otro negocio que, casualmente, se dedica a la misma actividad que tu? Te puede parecer una situación surrealista pero no lo es. Sucede cada vez que usamos un contenido de terceros, es decir, imágenes o vídeos de otras empresas con una conversación en redes similar a la nuestra.

Es normal que cuando entras en el día a día de la gestión de las redes sociales de tu empresa descubras que no cuentas con todo el material de apoyo necesario para poder hablarles a tus clientes de lo que haces y sobre todo de cómo lo haces. Por eso la “tentación” de usar contenido de terceros que se dedican a lo mismo que tu es muy grande. Y digo tentación porque justamente cuenta con los dos elementos básicos de cualquier cosa que consideramos una tentación: es irresistiblemente atractivo y nos causa un perjuicio. Veamos por qué.

Es gratis y muy fácil entrar en youtube y buscar algún vídeo, por ejemplo, relacionado con nuestra actividad. Quién puede decir que no a algo que es gratis y que nos puede salvar el día cuando queremos publicar y estamos muy ocupados o un poco espesos para estrujarnos las neuronas.

Para entender por qué te causa un perjuicio imagina que eres tu el que inviertes es una campaña de video márketing. Lo primero que buscas es ganar en visibilidad y que cada vez más gente conozca tu marca. Curiosos que te ven se transforman en clientes potenciales cuando entran en tu web (claramente mencionada en tu vídeo) y que están a solo un paso de convertirse en compradores. Cuantos más espacios y gente comparta tu vídeo o fotografía mayor difusión tendrás y tu ratio de conversión curioso>cliente potencial>futuro comprador será mucho mayor. Cuando esto sucede descubres la rentabilidad de hacer una campaña de video marketing y te alegras de todas esas páginas de facebook y webs que han contribuido a darte visibilidad y ganar clientes.

Ups, espera, que la campaña de videos no habla de tu negocio sino del de otro del mismo gremio que el tuyo. Y, ay, va a resultar que eres tu uno de los que ha ayudado a que otra empresa se lleve el gato al agua. Y mira que pensabas que estabas ofreciendo contenido de valor para tus fans de facebook. Bueno, eso es cierto, es contenido de valor pero no de valor para tu bolsillo sino para el de otra empresa.

Más visitas a los vídeos de esa otra empresa consiguen un mejor posicionamiento en youtube, que lo interpreta como interesante por los usuarios. Mayor tasa de conversión en visitas web consigue que esa otra empresa se posicione mejor en google y aparezca antes que la tuya en las búsquedas. Cada curioso que finalmente se convierte en comprador hace que la rentabilidad del paquete de videos suba varios enteros y, llegados a este momento el gerente de esa otra empresa decide que, por supuesto, hay que empezar a trabajar en el diseño de su segunda campaña de video márketing.

Y digo yo, ¿no sería mejor que fueses tu ese empresario?  ¿Realmente crees que te compensa usar contenidos de terceros en vez de hablar de TU empresa en TUS redes?

Mi dinero, mi producto. Cliente vs. Creativo

“Tengo a alguien que me hace vídeo pero no me gusta … no hace lo que le digo !!!”. Hace poco que escuché esta frase. Bueno, en realidad he escuchado esta frase en varias ocasiones formuladas de diferentes formas pero con un fondo común: es mi dinero, es mi producto, es mío … y esto es una verdad a medias.

Un cliente tiene que sentirse en sintonía con el producto que el creativo le hace, sea cual sea su especialización. Esto es de cajón, pero es el final de la historia. Quizás la mejor manera de explicarlo sea con un caso real. ¿Conocían la historia de Daredevil y Frank Miller?

Daredevil no era nadie cuando Frank Miller se hizo cargo de sus historias. Era un personaje más de Marvel cuyos comics sobrevivían sin pena ni gloria. Por no tener no tenía ni villanos propios sino “prestados” de otras colecciones (sobre todo la de Spiderman). Cuando Frank Miller embarcó en Daredevil y quiso hacer “cambios” a nadie le importó demasiado. Sencillamente no podía ser peor de lo que ya era. Este cheque en blanco fue lo que “no impidió” que Miller jugara con el personaje encontrando su personalidad propia y dando lugar a que Daredevil creciera, se desarrollara y fuera el que es hoy en día.

Obviamente a Marvel le gustó el resultado igual que a nuestro cliente le gustará el resultado de nuestro trabajo si ambos (creativo y cliente) tenemos claro que en nuestra interacción es donde se encuentra el producto final o el camino hacia el producto final (del “proceso” ya hablaremos otro día).

Facebook Live le da mala imagen a tu empresa

Facebook presentó el mes pasado la nueva familia de aplicaciones en su evento F8 para desarrolladores. Los amigos de Caviar Online nos lo cuentan en una de las últimas entregas de su podcast (cuyo seguimiento y escucha te recomendamos encarecidamente) y en las que nos cuentan sus impresiones sobre el futuro próximo de nuestra red social favorita.

Si hay una novedad que estamos siguiendo muy de cerca es la de Facebook Live y sobre todo el uso que le dan tanto particulares como empresas. Hace un tiempo hablábamos de la falsa ilusión de las cámaras deportivas, de cómo la posibilidad de poder adquirir a precios económicos una cámara de fotos o de vídeo nos da la sensación de que sólo hace falta el equipo para conseguir un resultado de calidad profesional, sin necesidad de aprender a usarlo. Y según tememos esta situación volverá a repetirse con Facebook Live.

¿Queremos acaso decir que todas las empresas tienen necesariamente que externalizar su servicio de video y fotografía? Ni mucho menos. Cada casa conoce el estado de su patio y las posibilidades económicas que mejores o peores nos está dejando la situación actual. Si un pequeño negocio no puede permitirse realizar una campaña de video profesional, por poner un ejemplo, pues no se lo puede permitir y es destacable su inquietud por intentar crear su propio contenido en redes. Pero la intención no es siempre lo que cuenta, lamentablemente. A las imágenes sobreexpuestas (quemadas) o borrosas y al video tembloroso y con sonido ambiente grabado de lejos se une Facebook Live para hacer más espantosa la experiencia con el cliente.

No podemos usar la página de empresa como si fuera un perfil personal. Es el mostrador virtual de nuestra tienda, el expositor online de nuestro local. Si vamos bien vestidos y aseados a trabajar, ¿por qué luego tirar abajo la imagen de la empresa en las redes?. No, no todo vale. Y no es un problema de presupuesto sino de imagen de marca. ¿No puedes pagarte una sesión de fotos? No pasa nada, usa tu móvil si quieres pero aprende a usarlo. Aquí está la clave: no queremos / podemos invertir en la imagen de nuestro negocio pero tampoco hay un asesoramiento previo para usar los recursos disponibles de la mejor manera posible.

Y de repente ahora parece que Facebook Live es la panacea para cubrir nuestros eventos. No, no lo es. Facebook Live es una herramienta magnífica para conectar a personas: un escritor con sus lectores, un artista con sus fans y quizás algún caso similar o algo muy concreto. Es mejor tener 30 segundos de un video (aunque sea móvil) bien grabado, estable y que se escuche bien a 5 horas de un evento que ni se ve ni se escucha. Es mejor tener una sola foto (aunque sea móvil) con luz correcta, nítida y con buena composición a 500 fotos desenfocadas, repetidas, sin sentido.

Claves para conseguir un buen video testimonio

 

 

testimonio-video-tenerife-clavesConseguir un buen vídeo testimonio no es tarea fácil aunque sus beneficios compensan con creces todo el proceso de preparación y producción del mismo. No hay nada más potente que un testimonio personal. El “consejo publicitario” que ve tu usuario/futuro cliente no viene de tu propia marca sino de una persona externa que no se juega nada a la hora de contar su experiencia contigo. Es esta independencia la que hace su prescripción tan fuerte, tan potente.

La primera regla de un buen testimonio es que sea REAL. No, no valen actores. Estamos tan acostumbrados a la publicidad que cualquier persona puede detectar si el que le está vendiendo aconsejando es alguien real, de la calle, o simplemente está leyendo un guión. Obviamente esto no quiere decir que no podamos obtener la ayuda de un actor, siempre y cuando su prescripción sea real. Se nota y mucho cuando alguien se siente cómodo contándonos su experiencia sobre una marca o producto específico.

Importante: no debemos nunca confundir el que un testimonio sea real con el hecho de que lleve una preparación más o menos ardua. Dependiendo de la persona nos será más o menos fácil conseguir el mensaje que queremos, pero siempre hemos de eliminar los conceptos “sobre la marcha”, “hazlo como te vaya saliendo” o “se natural” de nuestro vocabulario.

Cuando hablamos del guión previo nos referimos a que antes de darle al botón de grabar tenemos que tener claro qué queremos conseguir, cuál es el mensaje y a quién está dirigido. Las características personales de nuestro entrevistado son importantes pues corresponderán al público que pretendemos se sienta identificado con él. Como en toda producción el trabajo comienza en nuestra oficina y siempre con el apoyo del responsable de marca con el que iremos contrastando en un feedback continuo.

Y ahora una pequeña obviedad: nuestro entrevistado no es un actor por lo que es muy posible que no esté acostumbrado a tener un cámara delante. Es normal, pero con un poco de ayuda verás como se le quita el nerviosismo en un rato. Montemos la cámara y dejémoslo todo listo desde el principio. A partir de aqui toca sentarse con nuestro nuevo amigo y charlar, responder a sus preguntas, tranquilizarlo y pasar juntos todo el tiempo que sea necesario hasta que se sienta dispuesto a empezar a grabar. Puede que sea necesaria alguna pausa si el cuestionario es largo o hemos de repetir preguntas de forma diferente buscando ese corte que sabemos irá en el montaje final.

Un pequeño truco para evitar o disminuir el nerviosismo inicial es que no mire a la cámara sino al redactor, el cual se colocará siempre a la altura de la cámara y lo más cerca a ella para que nuestro entrevistado no parezca que habla con el infinito mientras habla. La charla informal entre ambos siempre da buenos resultados: “oye, cuéntame cómo es que descubriste esta empresa ¿te habló alguien de ella?…“.

El mayor error que podemos tener es atosigar a nuestro entrevistado para que responda lo que queremos oir. Pero hay otro aún peor y es decirle lo que tiene que decir. ¿Recuerdas cuando hablábamos antes de no usar actores sino personas reales? Pues fíjate bien en esto: una persona real se convierte en actor cuando repite TUS palabras. Así que calma y aprende a preguntar, a desviar tu conversación para que se sienta aún más cómodo y consigas que ambos conecten.

Como ves conseguir un buen testimonio no es tarea fácil. Pero verás como te compensa el esfuerzo !!!